La deuda del sistema eléctrico -fruto de 14 años consecutivos de déficit- se ha reducido un 26,8% desde los 28.700 millones de euros que alcanzó en 2014 y a cierre de 2017 ascendía a unos 21.000 millones, según reveló este lunes el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia. La amortización de esta deuda se carga en el recibo de la luz y no se liquidará totalmente hasta dentro de una década; los consumidores pagaremos este 2018 casi 2.830 millones.

Enerclub organiza todos los años la presentación del balance energético del ejercicio anterior y el lunes Navia aprovechó el acto para divulgar la trayectoria de la deuda eléctrica, indicando que sigue una senda hacia la desaparición sin que haya subido la parte regulada de los recibos eléctricos durante el último quinquenio. Y aseveró que el Ministerio mantendrá la “rigurosidad” al asignar costes al sistema, porque la sostenibilidad financiera sigue siendo “el elemento fundamental” de la política energética.

Navia se pronunció en esos términos en un evento en el que participan los representantes de los principales subsectores energéticos para dar cuenta de su situación durante el año vencido y de sus expectativas, en el que es habitual reclamar mejoras que suelen asociarse a un incremento de costes. Este año sobrevolaban el proceso de transición energética que se avecina y la reducción de las retribuciones reguladas previstas para 2020.
“Consenso” para las redes

Así, Marina Serrano, presidenta de Unesa, la asociación de las cinco grandes eléctricas, reclamó “consenso” al objeto de garantizar que sus asociadas y REE inviertan unos 42.000 millones en redes hasta 2030 para afrontar el citado proceso de transición. En sus palabras subyace la petición de incrementar -en vez de bajar- la tasa de retribución de las redes desde el 6,5% actual hasta el 7% en 2020.

Sedigás, la patronal gasista, reivindicó el hidrocarburo como “parte de la solución” ambiental durante la transición, por sus menores emisiones frente a otras fuentes.

Carbunión, representante de las empresas carboneras, recordó que sus asociadas afrontan el cierre a final de año si no pueden devolver las ayudas recibidas desde 2011.
6.800 MW limpios de golpe

Appa, la patronal de las renovables, también alertó sobre la revisión de la retribución -su presidente, José Miguel Villarig “teme lo peor”- y sobre el aluvión de potencia verde que se conectará de golpe en 2019, batiendo todas las marcas anteriores, tras las subastas celebradas el año pasado: serán casi 7.000 MW, según sus expectativas.

La Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), aunque su sector está mucho más liberalizado y no depende tanto de la política, pidió que no se “desprecie” ningún tipo de vehículo y auguró un barril de crudo entre 40 y 70 dólares.
Energía dará 78 millones más para eficiencia

El Ministerio anunció el lunes que amplía las ayudas para incrementar la eficiencia energética de los edificios y los puntos de recarga para vehículos eléctricos. En el primer caso las subvenciones son de 78 millones -a sumar a los 125,6 millones del programa Pareer II- y podrán optar los proyectos que mejoren la calificación energética del edificio en al menos una letra de la escala. En el segundo las ayudas son de 5 millones -a sumar a los 15 millones del Plan Movalt- y se destinan tanto a instalaciones de uso público como privado.

Top
Síguenos: